¿Por qué algunos hombres no gimen en la cama?

porque los hombres no gritan durante el sexo

 «Cuando tienen sexo, los hombres no expresan especialmente sus emociones, sobre todo verbalmente. Gemidos, gritos….. «

En este artículo, nuestra compañera Diana, nos cuenta su experiencia con los hombres. Algo curioso, ella asegura que, la mayoría de los hombres, no gimen, no gritan, no… en la cama. Aquí tienes sus conclusiones,

Solía pensar que era una prerrogativa de los hombres heterosexuales, pero después de acostarme con hombres bisexuales, de ver porno con todas las orientaciones y con hombres cisgénero (personas que se identifican con su sexo de nacimiento) y transgénero (personas que no se identifican con su sexo de nacimiento), me di cuenta de que rara vez se oye a un hombre disfrutar de ello.

«Parece que los hombres no se sienten cómodos expresando lo que sienten, incluso durante el sexo.»

¿Por qué los hombres no disfrutan del sexo, expresándolo abiertamente?

No creo que sea una cuestión genética. Más bien creo que las razones son socioculturales. A los hombres se les dice que la masculinidad debe expresarse a través de comportamientos masculinos como la contención de sus emociones, a lo sumo expresando agresividad y comportamientos definidos como machistas.

Un momento que debería ser de libertad y liberación pero que en realidad se convierte en la prueba de fuego de muchas paranoias y prejuicios. Y así termina el momento dedicado al disfrute que deja espacio a la ansiedad por la actuación (una expresión problemática en sí misma, porque identifica el sexo con la actuación, como si todos fuéramos actores porno) y, para los que tienen pene, todas las obsesiones relacionadas. Conformación, longitud, tamaño, color, cantidad, densidad y olor del semen, duración de la erección hasta la eyaculación.

¿Cómo funciona la sexualidad masculina?

La cuestión es que la sexualidad masculina no puede reducirse al pene. Me niego a pensar que los hombres no disfrutan de otras maneras y que -en general- son incapaces de expresar su disfrute.

Dejemos claro que quejarse no tiene por qué ser un acto y que mentir es contraproducente: si algo no nos gusta, debemos encontrar la manera de decirlo.

Supongo que no es posible cambiar de la noche a la mañana y me he dado cuenta de que a veces los hombres que expresan su satisfacción con gemidos o palabras son percibidos como extraños o incluso ridículos. A veces estas impresiones las hacen los propios hombres, que -no acostumbrados- se sienten incómodos para expresar sus sentimientos.

«Los hombres gritan viendo un partido de futbol, pero en la cama no dicen nada»

El sexo es una apertura, un encuentro, primero contigo mismo y luego con tu pareja. Deja ir tu respiración, deja ir tu voz, tus músculos y nervios se relajarán y tus movimientos serán más fluidos.

Prepárate para hacer el amor como si estuvieras bailando, porque una vez que des voz a tus emociones, nada volverá a ser igual.