Fisting: ¿qué es y cómo hacerlo?

que es el fisting y como hacerlo

El fisting es una práctica sexual que consiste en introducir toda la mano en el interior de la vagina o el ano, es un tipo de estimulación que requiere una mayor dilatación y una penetración más profunda. Esta práctica proporciona una estimulación profunda e intensa del punto G y la próstata.

Fisting: qué es y cómo hacerlo

Durante el fisting, los verdaderos amantes no sólo utilizan una mano, a veces usan las dos, y a veces prefieren usar juguetes sexuales como , «vibradores o penes» que son más grandes que en los juegos eróticos «clásicos».

Puede ser practicado por cualquiera, pero para hacerlo con seguridad, es necesario respetar algunas reglas básicas y hacer algunas pequeñas diferencias.

¿Fisting anal o vaginal? Descubramos la diferencia entre la penetración y la seguridad

Empecemos por diferenciar entre el fisting anal y el vaginal. Estamos hablando de dos partes íntimas diferentes que necesitan una atención distinta y, sobre todo, una buena preparación.

El ano y la vagina son por naturaleza diferentes, tienen una lubricación natural totalmente distinta: la vagina es más elástica y está naturalmente lubricada para una penetración normal. El ano, en cambio, no es elástico y está poco lubricado, por lo que, incluso para una penetración normal, necesita más atención y una cuidadosa preparación.

¿Cómo hacer el fisting?

¿Conoce las reglas de preparación para el Fisting?

  • Higiene y cuidados: antes de practicar el Fisting, las partes íntimas, las manos y los instrumentos utilizados (juguetes sexuales), deben estar limpios;
  • Precauciones: cuidado con las uñas largas, los anillos, las pulseras y las joyas de cualquier tipo que puedan crear irritación en las partes íntimas o que puedan atascarse;
  • Utilizar un lubricante específico: un gel íntimo específico para el fisting, tanto anal como vaginal, es esencial, debe utilizarse en grandes cantidades tanto en las manos como en los genitales. Los lubricantes específicos para el fisting tienen una consistencia más suave y duradera; no deben secarse rápidamente, sino que deben ser capaces de lubricar la zona constantemente. Debe conseguirse un efecto «resbaladizo» y sedoso en la piel;
  • Utilizar los dedos y luego las manos: las manos son fundamentales, llenas de lubricante, deben masajear la zona íntima y penetrar lentamente a partir de los dedos, que deben adoptar una particular forma de cuña, dilatando progresivamente la zona íntima. De hecho, el término «fisting» indica precisamente esta colocación de los dedos en forma de puño y del puño que, al girar, intensifica el placer;
  • Utilizar guantes o un preservativo: proteger las manos y los brazos reduce el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y hace que la penetración sea más fácil y cómoda;
  • La posición: la posición más cómoda para el fisting vaginal o anal es tumbada de espaldas con las piernas abiertas y dobladas hacia el pecho; el estilo perrito también es ideal, lo importante es que tu pareja esté cómoda y relajada;
  • Comunicarse: hablar con tu pareja es importante, es necesario para poner a tu pareja a gusto, es útil para la orientación, para entender si tu pareja siente placer o incomodidad, si necesitas más lubricante, si los movimientos son correctos. Ayuda a evitar molestias e irritaciones de cualquier tipo.
  • Paciencia: el lubricante no se puede untar sin más, sino que hay que aplicarlo con calma y con un masaje relajante. El objetivo es suavizar la piel y hacerla más elástica;
  • Importante: Si tu pareja siente dolor, detente inmediatamente.

El fisting también puede llevarse a cabo con un juguete sexual como el vibrador clásico, naturalmente de mayor tamaño que éste. Lo importante es que la preparación se realice también con los dedos y la mano para lubricar en profundidad. También los juguetes sexuales, pueden ser de diferentes tamaños hasta llegar al tamaño que desees.

Fisting: preguntas y dudas

¿Es peligroso el fisting?

Una de las mayores preocupaciones es la dilatación del ano y la vagina, no hay problema, como son músculos, «vuelven a la normalidad». A lo que hay que prestar atención es a la lubricación: una mejor lubricación evita todo tipo de problemas y molestias.

Rompiendo los prejuicios sobre el fisting:

Visto como algo violento, porno, repugnante, el fisting en realidad no es diferente del sexo normal o de los juegos preliminares, es un placer sexual como cualquier otra estimulación. Al contrario de lo que la gente piensa, el fisting no es sinónimo de «violencia» o exageración, ¡al contrario! Como se ha escrito anteriormente, es una práctica que necesita mucha calma, atención y también delicadeza tanto física como verbal, ¡también requiere intimidad y confianza entre la pareja!